080417 regreso divina pastora foto ES 11

Con mucho ánimo y regocijo los larenses acompañaron a la Divina Pastora desde la Iglesia Santa Antonio María Claret hasta el templo de Santa Rosa. En un recorrido de más de 2 kilómetros los feligreses piden por la Paz de Venezuela. La Gobernación Progresista del estado Lara dispuso de un despliegue operativo durante la procesión.

En total fueron cuatro los puntos logísticos que colocó el Gobierno del estado Lara. El primero dispuesto en la avenida Lara con Leones; seguido de otro en la empresa Porcinos del ALBA; luego en el arco de Santa Rosa y otro en el pueblo. En total fueron más de 200 efectivos de seguridad los que resguardaron la seguridad y el orden público durante el retorno de la patrona sentimental de los barquisimetanos.

“Hemos hecho un despliegue intenso para prestarle la mayor colaboración a los feligreses. La Gobernación presta apoyo tanto de seguridad como logístico”, destacó el coronel Edilberto León, Director de Seguridad y Orden Público.

Durante el recorrido los feligreses oraban por la paz de Venezuela. “Necesitamos unión, paz y tranquilidad. No podemos seguir en esta situación de diferencias y guerra entre nosotros los venezolanos”, manifestó Luisa Hernández una de las tantas feligreses que acompaño a la virgen en su retorno.

En uno de los puntos de la avenida Lara, la Pastora de Almas se reencontró con la virgen Santa Rosa de Lima y allí ambas se dispusieron a bajar hasta el pueblo de Santa Rosa. Al llegar al arco los fuegos artificiales junto a los aplausos y lágrimas de algunos habitantes fueron los elementos principales para darle la bienvenida a la Divina Pastora.

En la plaza, fue recibida por la Banda de Conciertos Maestro Antonio Carrillo quienes entonaron varias canciones marianas para presidir la Santa Misa con la que se cerraría el regreso 161 de la virgen a su iglesia.

080417 regreso divina pastora foto ES 6080417 regreso divina pastora foto ES 15080417 regreso divina pastora foto ES 16

David A. Padrón P.

Prensa Cortulara

Emanuelle Sorge.