ELENA RAVASSIO APFOTOGRAFIA 1

Un pueblo montañoso de Italia vio nacer a este ser ejemplar, que trabaja por los más necesitados, y personas en situaciones de calle por más de 48 años, en la ciudad de los bellos atardeceres, Barquisimeto.

Se trata de Elena “Paquita” Ravasio, quien para el año de 1969 cuando se encontraba en la ciudad de Roma trabajando, recibe la invitación por parte de miembros de la iglesia católica de su ciudad, para asistir a un curso en Latinoamérica de voluntarios por dos años, por lo que decide “pedir la baja” en su trabajo, para emprender su labor.

“No sabía que era Latinoamérica, ni donde quedaba Venezuela, sin embargo sentí el llamado a trabajar por aquellos que tienen necesidades y que necesitan apoyo, de esta manera dije si debo estar allá” Dijo Ravasio.

A principio del año 1969 llega a la ciudad de Barquisimeto a petición de Monseñor Críspulo Benítez, donde junto a otro grupo de jóvenes emprenden trabajo en los barrios de la urbe, recorriendo los sectores más necesitados, al servicio de la Diócesis, fomentando la educación de valores y la formación religiosa en los jóvenes a través de encuentros de convivencia.

De este modo a través de los diferentes encuentros desarrollados, “Paquita” como se le conoce cariñosamente decide llevar esas reuniones más allá de los barrios y cubrir necesidades que ella junto a quienes la acompañaban en ese entonces, el sacerdote Ángel Rivas y demás jóvenes vieron en aquella población.

Así nace La ciudad de los Muchachos, para el año de 1975, en el sector Manzanita, en el municipio Simón Planas de la entidad larense, donde Rivas adquiere un terreno y edifica una pequeña casa – granja para albergar a un grupo inicial de niños en condiciones de necesidad, y brindarle alimentación y formación académica y religiosa. En la actualidad son cinco casas que sirven de hogar a más de 350 jóvenes entre uno y 18 años de edad.

En estas casas no solo brinda alojo, alimentación y formación a quienes en ella habitan, sino que brindan apoyo a aquellas madres que atraviesen momentos difíciles, acompañándolas en ello y dando orientación que le ayude a superar en buena manera su situación.

Actualmente el país atraviesa una difícil situación económica, donde muchas personas no cuentan con recursos necesarios para cubrir las necesidades alimenticias básicas, sin embargo Paquita destaca que nunca se debe perder la fe en Dios, pues quien en el confía, no tiene que tener miedo a estas situaciones difíciles, sino buscar la manera de como surgir en medio de la necesidad.

Por ello hoy en la Ciudad de los Muchachos, comparten en horas del mediodía alrededor de 1000 almuerzos con personas de diferentes edades que se acercan hasta el recinto en busca de alimento. “Debemos asumir la crisis y enfrentarla, con la fe puesta en Dios, estamos por ayudar a los que sufren por hambre, quien a Dios tiene nunca le falta nada” Señaló.

Programa “Paquita”

A propósito de la crisis que atraviesa el país, cada día son más los venezolanos que no tienen acceso a una comida que les brinde el sustento necesario para seguir realizando las actividades diarias, los casos de personas en grado de desnutrición se han acrecentado en comparación con años anteriores.

“Quien no come se debilita, no puede estudiar y vivir una vida digna, y así quien afana por un país que necesita que todos trabajemos por una mejor nación” Destacó.
Para los próximos dias se realizara la presentación del programa de alimentación y nutrición Paquita, que se basa en la distribución de meriendas nutritivas a personas en situación de calle, comenzando en sectores como pata e´ Palo, Plaza de la Justicia, Calle 42, Avenida Los Leones, Avenida Bracamonte y Avenida Florencia Jiménez, programa que se impulsa por la Gobernación del estado Lara, a través de la Fundación Solidaridad.

Elena Ravasio manifestó la buena voluntad del Gobernador Henri Falcón por atender a las personas que hoy no tienen como alimentarse. “Es un deber de justicia por esas personas que hoy sufren, su nobleza y corazón nace para dar respuesta a esas personas que no cuentan con su pan diario” Finalizó.

Ángel J. Pérez T

Prensa Gobernación